Olvídate de que el tiempo cure tu heridas. O de qué de no mirarlas desaparezcan cómo por arte de magia.
“Sino sanas tus heridas, sangrarás sobre quienes no te han lastimado” incluso sobre ti mismo.
El dolor llegará un momento que posea el control de tu día a día como una mancha de alquitrán pegada un animal marino en el oceano.
La ira cubierta con miles de aparentes ciertas excusas irá envolviendo cada parte de tu cuerpo etéreo
Tu sangrela derramarás a otros cómo motivo de venganza.
No hay diferenciación para ella entre quién realmente te hizo daño y quien ahora no te lo hace.
Te consumirá, intentará malipularte aún en el intentl de soltarla.
Pero la soltarás.

Thais Calvo
thaisvlcyellow28@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *