No hay tiempo

Estoy siempre conduciendo

un coche con arreglos continuos,

a través de la lluvia que empapa los cristales.

 

Puedo ver las curvas que se me vienen

para atravesarlas sin barreras que impidan la caída.

 

Puedo ver como no hay más caminos que

el que tengo enfrente.

Ganaré victoriosa de la felicidad

o perderé con la armadura.

 

No hay tiempo para rendirse.

Solo lo hay para limpiar las heridas,

dibujando letras sanadoras.

 

Estoy lista para morir en el intento

o dejar de morir viviendo.

Thais Calvo
thaisvlcyellow28@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *