Estoy mirando apoyada en el cristal de mi ventana,

el desastre que acontece fuera.

Mi piel es clara como las zonas más iluminadas por las partículas de sol.

Mi cuerpo es tan joven como la edad que le acontece,

pero mejor que no preguntes sobre la edad de mi cajón de los recuerdos,

esta misma definición te dice que hace mucho tiempo

pasó a algún lugar lejano para no volver a acordarme.

 

Hace mucho tiempo, una chica destrozada

como las más antiguas ruinas por la contaminación y los desastres naturales.

Una chica con demasiada basura,

como si de una plaga se tratase

paso acumulando los mismos desechos que los demás.

 

Ahora, ni siquiera la reconocerías.

La define la luz que desprende

a base de hacerse amiga de la fortaleza y valentía.

Ahora, se ríe de ella misma

incluso cuando va despeinada

y le encanta saltar como si fuera el último día para hacerlo.

Ahora, puedes decirle un no que ella lo convertirá en un Sí.

Ahora, le gustan tanto los espejos como la silueta que reflejan.

 

Y su amor más importante, es el que tiene hacía ella misma.

ThaisCalvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *