¿SABES?

¿Sabes?

No se si sabes lo que mi corazón puede sangrar cada día.

Por qué, sí, todavía cada uno de ellos es una batalla por librar.

Que un día no muy lejano estaré bien, pero hoy no lo estoy.

 

Y ahora,

esta invasión a mi apreciado mundo emocional,

que es tan frágil y delicado todavía

y el cual sigo construyendo día a día.

 

Ni siquiera soy capaz de escribir lo que siento,

por que hacerlo, sería mirarlo…

Y todas mis fuerzas expiran allá hacia lo lejos cuando lo hago.

 

En medio de la noche, en un prado sin árboles ni animales,

bajo un cielo despejado pero mis emociones encapotadas,

estoy como un robot medio roto y en shock que intenta moverse

y siempre vuelve al sitio de inicio donde comenzó el movimiento.

 

En medio de la noche me encuentro

con cables luminosos enredándome en este frío y confuso anochecer.

con la mirada perdida en algún lugar (des)conocido.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *