La última nube

La última nube

Cuando la última nube haya tapado el sol.

Cuando esa oscuridad haya cegado tus ojos.

Cuando ya no puedas ver con los ojos abiertos.

Entonces cierralos, cierralos, porque la luz para iluminar

tu camino ya no estará en el cielo, ya no estará en el sol.

Estará en lo más profundo de ti, donde a veces te da miedo llegar,

allí­ donde a veces apenas alcanzas,

allí­ donde reside lo que no sabes con los ojos abiertos.

 

Siente como esa luz te llama, te llama para poder iluminar lo que se apagó.

A veces tendrás que arrastrarte para poder seguir,

porque tus pies estarán tan cansados que no tendrán suficiente fuerza para hacerlo.

Incluso estarás tan dañada, tan cansada, tan derrotada , que ni siquiera tendrás fuerzas para poder seguir.
Se que es la oscuridad del trayecto la que hace que comprendas más el camino del otro,

la que hace que no seas capaz de juzgar, la que hace que adores el sol, cada pequeño y diminuto rayo de sol.

La que hace que percibas la vida de otra manera, y que tus debilidades se conviertan en fortalezas.

3 thoughts on “La última nube

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *