Ven y digamoslas de nuevo

Ven digamoslas de nuevo

Todavía recuerdo esos ojos acercándose a los míos,

Tan dulce y tan intensos.

Todavía recuerdo tus palabras no dichas

Pero que no hacían ser explicadas.

Ven y digámoslas de nuevo,

Porque no hace falta que nos toquemos

Para erizarnos la piel como una descarga eléctrica.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *